Inteligencia Artificial en la fabricación de vehículos

Inteligencia Artificial en la automoción

La inteligencia artificial (IA) está cada vez más presente en todos los ámbitos de la vida. Su protagonismo es tal que el impacto que tiene en el sector de la ingeniería automotriz no se puede pasar por alto.

En este sentido, se ha convertido en una revolución que ofrece a la industria de la automoción numerosas soluciones innovadoras y ventajas. Van desde la conducción autónoma hasta la mejora en la eficiencia de fabricación, que es de lo que trata este artículo.

Inteligencia artificial en el sector de la automoción

A pesar de que el uso de la inteligencia artificial en la producción de automóviles ha incrementado la calidad de los procesos, todavía tiene mucho margen de mejora.

Entre los proveedores de componentes de la industria de la automoción y las factorías de vehículos es habitual utilizar algoritmos de IA. Gracias a ellos, se pueden analizar grandes volúmenes de datos y optimizar el diseño, además de la aerodinámica de los coches. De igual manera, les sirven para tener más claro cómo actuar a la hora de mejorar su rendimiento y la eficiencia de combustible.

Sin embargo, no todo son ventajas, puesto que hay que superar diversos retos y desafíos. Algunos de los más relevantes son:

  • Reducción de la creatividad e intervención humana en los procesos de desarrollo y diseño.
  • Riesgos en cuanto a la privacidad y la seguridad de los datos.
  • Posible pérdida de puestos de trabajo en la industria automotriz.

En la actualidad, los recursos humanos disponibles en las fábricas trabajan mano a mano, cada vez más, con robots industriales equipados con IA. A ellos se les asignan tareas repetitivas y complejas en las cadenas de montaje, ya que pueden llevarlas a cabo con una precisión milimétrica. Esto supone un avance importante porque se reducen los errores y mejoran tanto la eficiencia como la velocidad en el proceso de producción. En cambio, la contrapartida es que se reduce la necesidad de mano de obra.

Por ello, dada la cantidad de inteligencias artificiales que hay disponibles hoy en día y su rápida evolución, es necesario profundizar en estas cuestiones pensando en el futuro. Imaginar todas las opciones que puede ofrecer aplicar las herramientas de IA en el sector de la automoción no es posible. La revolución de la inteligencia artificial ha llegado para quedarse y es necesario estar preparados para abordar su impacto en la sociedad.

Casos de uso de la IA en la producción de automóviles

Podemos definir, al menos, cuatro segmentos en los que el uso de la IA tiene un impacto muy significativo en la fabricación de vehículos:

1. Movilidad como servicio

Debido a diferentes circunstancias, en el futuro, la propiedad de vehículos parece que se va a reducir. Esto va a fomentar los viajes compartidos, algo que ya es habitual en las áreas urbanas más densas.

Así, las empresas de la industria automotriz se van a convertir en empresas de movilidad. Solo de este modo se podrán adaptar a la demanda de los consumidores. De hecho, muchas de ellas están diversificando en favor de otro tipo de negocios como las bicicletas compartidas, los scooters o los servicios de mensajería.

Pero, al cambiar el enfoque del negocio, los problemas del aprendizaje profundo y automático que aparecen son distintos. ¿Cuáles son los más llamativos?

  • Fijar precios dinámicos, siempre en función de la demanda.
  • Garantizar la seguridad de los pasajeros.
  • Optimizar la eficiencia de las flotas.
  • Predecir la demanda de los clientes.
  • Prevenir el fraude.
  • Proteger los datos de los clientes.
  • Reducir al mínimo los tiempos de espera de los clientes.

Cada uno de estos problemas precisa una estrategia diferente. Por ello, lo ideal es utilizar ciertos algoritmos en la nube, los vehículos y los teléfonos inteligentes de los consumidores. Asimismo, será imprescindible gestionar de forma segura y a largo plazo todos los datos recopilados para satisfacer sus necesidades.

2. Vehículos conectados

Como sucede con los smartphones, la conectividad de los automóviles va en aumento. Esto quiere decir que se están convirtiendo en dispositivos conectados donde la IA tiene cada vez mayor presencia:

  • Activación por voz para diferentes operaciones.
  • Asistencia personal.
  • Infoentretenimiento.
  • Mantenimiento predictivo.
  • Telemática.

Ahora mismo, la conectividad se centra en cargar y descargar datos operativos, de navegación o entrenamiento. Pero en el futuro conectará a los vehículos entre sí, con cada hogar o con la infraestructura existente.

Por ejemplo, Audi ya utiliza una tecnología piloto para conectarse a los semáforos, lo que permite cronometrar los recorridos para evitar los discos rojos.

 

3. Conducción autónoma

La mayoría de las personas relaciona la IA de los coches con la conducción autónoma, aunque esta tecnología todavía representa un desafío importante en el que hay que encontrar solución a lo siguiente:

  • Canalizar la información para transportar los datos de los vehículos de manera eficiente y entrenar así la red neuronal.
  • Preparar y etiquetar los datos para entrenar las redes.
  • Calcular el espacio necesario para entrenar la red.
  • Conocer las dimensiones de la infraestructura necesaria para almacenar los datos y para que dispongan de un ancho de banda de red apropiado.

4. Fabricación inteligente

En este punto, la industria automotriz tiene mucho recorrido. En la actualidad, algunos de los aspectos en los que se usa son:

  • Mantenimiento predictivo para maximizar la productividad en las factorías.
  • Control de procesos para reducir residuos y mejorar la calidad de los productos.
  • Uso de la visión mediante ordenadores para la detección temprana de anomalías.

A la vanguardia de esta nueva forma de fabricación de vehículos se encuentra la planta de Ford Almussafes (Valencia). Ha sido galardonadoa con dos Henry Ford Technology Awards (HFTA) 2023, ambos en la categoría de Manufacturing (fabricación). El motivo de estas distinciones ha sido la incorporación de la IA para eliminar imperfecciones y automatizar los procesos de lijado y pulido.

El futuro de la IA en la fabricación de vehículos

La IA se está convirtiendo en uno de los elementos clave en la fabricación de vehículos gracias a su impacto en las factorías. Con ella, se reducen los costes y los errores, mejora la seguridad y calidad de los productos y se optimiza la fabricación.

Además, su uso es muy interesante para predecir la demanda de los usuarios. Integrarla no va a suponer eliminar puestos de trabajo, sino que la IA generará nuevas oportunidades de empleo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *